Josep Clotet

Newsflash

“Lleida Liquid Galaxy” un projecte pioner desenvolupat amb la col·laboració entre empreses del Parc Científic i Tecnològic de Lleida
Més informació

Empresa, administración y productividad (Español) PDF Imprimeix Correu electrònic
Escrit per Administrator   
Divendres, 27 de Juny de 2008 07:49

INTRODUCCIÓN

La tecnología es pródiga en promesas, generosa en expectativas que deben ser trasladadas al ámbito de la realidad, a las personas, a las empresas, a la sociedad en suma.¿Cómo alinear, entonces, objetivos y recursos, siempre asimétricos? ¿Cómo conocer los objetivos y desarrollar los procesos y las políticas para transformar estas expectativas y oportunidades de creación de valor público y privado? ¿Con qué ideas-fuerza contamos? 

 

EL ESCENARIO

Intentemos, en primer lugar, una caracterización de los diferentes factores, los distintos actores y sus relaciones en la sociedad de la información.Podemos considerar tres factores, que actuarían como un eje tridimensional definiendo y dando dimensión y volumen al edificio de la infosociedad. Estos tres factores/ejes cruciales en el desarrollo de la misma son: las infraestructuras, a cargo del ámbito público/privado, que soportan el transporte eficiente y seguro de la información digital; las tecnologías, aportadas por los proveedores de HW y SW, que aportan los elementos físicos de enlace, conmutación y proceso, y los contenidos, con los que cada corporación incorpora el valor añadido, la capacidad y la potencialidad de negocio y de comunicación. Ante la ausencia de cualquiera de estos tres elementos, la estructura del edificio de la sociedad de la información entra en colapso y su volumen se reduce hasta hacerlo inhabitable.Pero, ¿a quién debe albergar este edificio? En esencia, a tres colectivos o actores diferenciados: las administraciones-Administration (A), las empresas-Bussines (B) y los ciudadanos-Citizen (C), que en su interrelación configuran los nueve posibles escenarios sobradamente conocidos: B2A, B2B, B2C, etc.La cuestión esencial aflora cuando analizamos el modo en que los nuevos recursos son utilizados en el seno de las corporaciones, enfrentándolas a un inevitable dilema: ¿reingeniería o adaptación de procesos? Esta no es una decisión trivial que, en muchos casos, en la administración y en las pymes se ha decantado por la opción de NO modificar la estructura organizacional, las jerarquías, los procesos de trabajo, no afrontando la reingeniería y entrando, más bien, en un escenario de adaptación “suave” a las nuevas herramientas, de las que no se extrae el máximo rendimiento posible. Como consecuencia de lo anterior, la administración ha potenciado los servicios A2C, más rentables políticamente (y menos complejos) que los A2A/A2B y, de la misma forma, en las empresas (especialmente pymes), el B2C, cuando, posiblemente, un enfoque orientado a la modificación de la organización y el trabajo en red hubiese implicado más intensamente los entornos A2A, B2B y B2A/A2B, tal como, en el incipiente ciclo de madurez, ya iniciado, empieza a plantearse, introduciendo activamente cambios organizativos y estructurales en aquellos pasos o fases de la cadena de procesos en que la información y la comunicación cobran especial importancia para la creación de valor público o privado. 

 

LAS NTIC Y LOS PROCESOS DE TRABAJO

La necesidad de trasladar el discurso (tanto en el ámbito público como privado) más allá de las buenas intenciones para llegar a la excelencia, para no desaprovechar, en suma, el confortable edificio que los factores anteriormente citados nos proporcionan, pasa por la consideración del impacto de las NTIC como una oportunidad para avanzar en el proceso de modernización, en la búsqueda de la eficiencia y de la competitividad.Ciertamente, la naturaleza instrumental de las NTIC en las organizaciones es obvia. Pueden ayudar a mejorar un determinado proceso, pero no consiguen, intrínsecamente, por el sólo hecho de aplicarse, que el proceso sea mejor. No se trata, por tanto, de vender o comprar una herramienta “pródiga en promesas”, sino una solución, y este escenario exige un esfuerzo que va más allá de la implantación mimética de la herramienta en sí. 

 

LAS NTIC Y LA CREACIÓN DE VALOR PÚBLICO Y PRIVADO

No nos basta navegar y/o estar presente en Internet (A2C/B2C) para crear valor en nuestras entidades, sino que es necesario incorporar todos los recursos y herramientas que las NTIC aportan en todos los procesos de cada corporación: el correo electrónico, la normalización de estándares, la compensación electrónica de documentos y trámites, la construcción de confianza, la firma electrónica avanzada y, todos ellos, integrados desde una perspectiva organizativa global y no como una herramienta a la que se recurre puntualmente para la automatización de determinados procesos. Ello nos lleva a escenarios B2B, A2A, A2B y B2A que beneficiarán a toda la sociedad. Recordemos que, por ejemplo, en A2C (Administration to Citizen), es decir, en las relaciones de la administración para con el ciudadano, más del 50% de los trámites se realizan entre distintas administraciones que acaban utilizando al administrado como sufrido y resignado enlace que transporta información “a mano”, información que debería compensarse electrónicamente entre administraciones, sin menoscabo de la seguridad jurídica y del derecho a la privacidad de toda persona. Similarmente, los entornos B2B en el sector privado pasan a ser cruciales, aunque exigen obviamente un análisis y esfuerzo adicional que, sin duda, compensará a aquellas empresas que lo asuman, ventajas que los predecesores servicios EDI ya anticiparon en su día.En conclusión, las NTIC no son por sí solas, y así lo demuestran las estadísticas y la tozuda realidad, la panacea para las empresas y las administraciones. El camino es más largo y complejo de lo esperado. El cambio cultural en la administración y en las empresas va más allá de los objetivos actualmente alcanzados. Es preciso un cambio estructural y organizativo que lleve a una cada vez más próxima etapa de madurez en su uso, para posibilitar el tránsito de una economía industrial a un modelo más competitivo de economía informacional global.

Es esta una compleja y excitante singladura en la que se hace imprescindible, para alcanzar el buen puerto, en primer lugar, flotar, en segundo, tomar en cada momento el rumbo adecuado y, finalmente, elegir los compañeros y colaboradores de ruta idóneos.

Josep Clotet Sopeña
Gerente accés-Institut Municipal d’Informàtica, Ayuntamiento de Lleida

Última actualització ( Divendres, 27 de Juny de 2008 11:29 )